Bursitis Subacromial

La bursitis del hombro también conocida como bursitis subacromial o subdeltoidea es una de las lesiones más comunes del hombro.

La inflamación de esta bursa suele darse por la disminución del espacio subacromial por traumatismos o alteraciones biomecánicas y produce dolor al levantar el brazo a la altura del hombro.

bursitis de hombro

¿Qué es la Bursitis subacromial?

Es la inflamación de la bursa situada debajo del acromion.

La bursa es una bolsa llena de líquido sinovial que protege la articulación de fricciones permitiendo así el movimiento adecuado entre las estructuras del hombro.

Esta bursa esta situada justo por debajo del acromion (prominencia ósea de la escápula) y por encima de la musculatura del manguito de los rotadores. Por lo tanto, si este espacio subacromial se disminuye la bursa se ve comprometida y se inflama.

Podemos diferenciar dos tipos de bursitis:

La bursitis no séptica que se presenta con inflamación vinculada a un traumatismo que causa una hemorragia interna.

La bursitis séptica que está vinculada a procesos infecciosos virales o infecciones por una herida abierta tras un traumatismo.

CAUSAS

Las actividades deportivas y laborales que requieren de movimientos repetitivos con los brazos por encima de la cabeza o levantar objetos pesados durante un período de tiempo prolongado pueden irritar la bursa

Los traumatismos directos en el hombro pueden provocar una reacción inflamatoria de la bursa

Las alteraciones estructurales como el tipo de acromion o tener los hombros hacia delante pueden influencia en la disminución del espacio subacromial poniendo en compromiso la bursa

Las infecciones pueden ser causadas por diversas razones como: enfermedades reumatológicas, metabólicas, heridas abiertas, rozaduras, etc.

SÍNTOMAS

El dolor se refiere en la parte superior del hombro, pero también se puede irradiar hacia el brazo.

Al realizar movimientos que requieran un levantamiento del brazo por encima de la línea del hombro.

El dolor limita el rango de movimiento articular del hombro dificultando acciones tan cotidianas como peinarse, ponerse una camisa o abrocharse el sujetador.

 PREVALENCIA Y EPIDEMIOLOGÍA

Teniendo en cuenta las causas de la bursitis, los sujetos que realicen deportes o actividades laborales con movimientos repetitivos del brazo por encima de la línea del hombro son más propensos a padecer esta lesión. Por otra parte, las personas con enfermedades como la artritis reumatoide, diabetes, gota, etc. tienen mayor riesgo de presentar una inflamación de la bursa.

 

  • MUJER
20-40 años
MEDIA
40-60 años
ALTA
60-80 años
ALTA
  • HOMBRE
20-40 años
MEDIA
40-60 años
MEDIA
60-80 años
ALTA

CÓMO ACTUAR ANTE EL DOLOR

Las bursitis suelen responder muy bien a los tratamientos conservadores. Para bajar la inflamación de la bursa y aliviar el dolor de hombro sigue los siguientes consejos:

Reposo

El descanso es imprescindible en las primeras horas después de la aparición de los síntomas para aliviar el dolor y evitar que la bursa se siga inflamando

Aplicación del frío

En la fase aguda de la lesión la aplicación del frío local está indicado para controlar la inflamación de la bursa

Ejercicios

Los ejercicios de reeducación funcional y de control motor están indicados para mantener el tono muscular y aumentar el espacio subacromial, hay que realizarlos por debajo del umbral del dolor

Evitar movimientos dolorosos

Hay que evitar los movimientos que impliquen un estrechamiento del espacio subacromial como los movimientos del brazo por encima de la línea del hombro

Evitar infecciones

Si tienes alguna herida abierta o tienes alguna de las enfermedades antes mencionadas procura tomar las medidas de control necesarias para evitar las infecciones

BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA PARA LA BURSITIS SUBACROMIAL

La bursitis subacromial no es una lesión grave, pero si no se trata en sus etapas iniciales la inflamación de la bursa puede llegar a convertirse crónica.

Esta inflamación prolongada de la bursa puede provocar una formación de depósitos de calcio provocando una limitación en el movimiento de hombro y la pérdida de su capacidad para proteger la articulación.

Para evitar que la inflamación se cronifique es importante acudir a una clínica de fisioterapia especializada cuanto antes. En ella, los fisioterapeutas expertos evaluarán la situación y determinarán el tratamiento a seguir.

Este tratamiento suele constituirse de:

  • Técnicas para aliviar y controlar el dolor
  • Técnicas antiinflamatorias
  • Técnicas de liberación fascial
  • Tratamiento de los puntos gatillos
  • Movilizaciones pasivas y activas
  • Electroterapia
  • Crioterapia
  • Ejercicios de fortalecimiento
  • Ejercicios para liberar el nervio y prevenir futuras lesiones
  • Ejercicios de control motor

TIEMPO DE RECUPERACIÓN

FISIOTERAPIA

Con tratamiento fisioterapéutico

0 -40
Días

SIN TRATAMIENTO

Con reposo y dejando que el tiempo lo cure

0 -150
Días

MÁS PATOLOGÍAS PARA EL DOLOR DE HOMBRO